Tratamiento de aguas grises

Utilizamos el agua potable para prácticamente todas las tareas que llevamos a cabo en nuestro hogar, desde el aseo personal, la higiene y limpieza de prendas de vestir, utensilios de cocinas y demás elementos de la vivienda, para cocinar, entre otros usos. Toda el agua que se genera a partir de las tareas anteriormente mencionadas ya no puede ser denominada potable puesto que luego de su utilización este líquido se convierte en aguas residuales.

Las denominadas aguas residuales pueden clasificarse a su vez en aguas negras y aguas grises y la distinción existente entre ellas radica en que las categorizadas negras poseen desechos fecales, mientras que agua gris, si bien es un agua ya utilizada y contaminada, no cuenta con desechos orgánicos del ser humano.

La diferenciación de las aguas grises de aquellas denominadas negras radica en que las grises pueden ser sometidas a un proceso sencillo de tratamiento para poder utilizarlas para diversas tareas en el hogar como el riego de cultivos y plantas, por lo que es posible aprovechar las aguas grises para ahorrar agua en el hogar.

Eliminación de las aguas residuales grises

Toda el agua residual que se genera en nuestra vivienda es eliminada de forma generalizada mediante un sistema de alcantarillado que conecta todos los drenajes de cada uno de los elementos sanitarios del hogar, por lo que tanto aguas negras o grises convergen en un mismo sistema de desagüe el cual evacua dichas aguas residuales en el sistema público o municipal de saneamiento.

Lamentablemente, gran parte de las aguas grises no son tratadas y su destino son los mares y ríos del planeta tierra, contaminando los mismos y afectando a la flora y fauna típica de los océanos.

Lo anteriormente descrito representa el método convencional de eliminación y tratado de las aguas residuales grises y negras, sin embargo, actualmente se han diseñado otros sistemas y modelos de tratamiento para disminuir la capacidad contaminante de las aguas grises y promover su reutilización para ellos empresas especializadas como localizacion de arquetas Murcia  o los chicos de desatascos Martorell pueden ocuparse de ellas.

Una de las formas de reciclar las aguas grises es mediante la incorporación en las viviendas de los sistemas de filtrado y tratamiento de aguas grises, los cuales emplean un filtro especializado que elimina las partículas de gran tamaño para posteriormente descomponer biológicamente las partículas orgánicas y finalmente someter a al agua gris a una esterilización mediada por rayos ultravioletas.

Si se reutilizan aguas grises no tratadas con los modernos sistemas de tratamiento de dichos elementos residuales para el riego de las plantas se corre el riesgo de provocar daños en la siembra puesto que en ocasiones estas aguas grises a pesar de no poseer material fecal pueden contener productos químicos que perjudicaran a las plantas.

Reciclaje

Por razone obvias, el reciclaje de las aguas grises es mucho más rápido y sencillo que los tratamientos especializados que requieren las aguas negras dado al alto contenido de agentes contaminantes y microorganismos nocivos que puede contener este tipo de aguas.

Bajo ningún concepto debemos utilizar aguas grises para el consumo humano o para las tareas de limpieza e higiene personal, ya que el reciclaje de este tipo de agua está destinado a usos el riego de plantas.

La mejor forma de aprovechar las aguas grises es diseñando unas instalaciones de drenaje y saneamiento en donde se separen las aguas grises de las aguas negras, de esta forma podremos recolectar el agua gris y utilizarla para su reciclaje con las plantas o para dirigir a las mismas a un sistema de tratamiento especializado que nos brinde un agua en excelentes condiciones.

Si se desea almacenar las aguas residuales para su reciclaje te recomendamos que no permitas que las mismas sean retenidas en recipientes o sistemas de recolección durante largos periodos de tiempo ya que los elementos orgánicos presentes en las aguas grises pueden iniciar un proceso de putrefacción generando un olor desagradable.